The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Damasco, una tela con mucha historia

El damasco es un tejido de seda de color unido (muchas veces tintado en pieza) pero caracterizado por el efecto de los dibujos Jacquard llamados adamascados, o sea, producidos por el mismo ligamento (sarga o raso), pesado en unos puntos y ligero en otros, o bien raso para conseguir el efecto de brillo en los dibujos y otro ligamento distinto en el fondo. Se creía que había sido creado en Damasco (Siria), de ahí su nombre. Sin embargo, hallazgos más recientes han demostrado que las técnicas tejidas de damasco en China se remontan aún más, alrededor de 300 a.C. De hecho, se ha descubierto que el Emperador chino Wendi (Dinastía Sui) tenía una bata de estilo damasco en el siglo V.

 

 

El damasco se comercializó desde el este al Mediterráneo a través de la Ruta de la Seda. La tela era tan valorada que los reinos llegaron a extremos sorprendentes para tener en sus manos el secreto de cómo se fabricó. Comenzó a extenderse por Europa durante las Cruzadas, cuando los tejedores fueron secuestrados de Grecia y puestos a trabajar en Sicilia. Pronto, las telas de damasco se podían encontrar en Francia y en los Países Bajos.

 

Vestido del 1760s – 1770s

 

Os presentamos las colecciones de Güell Lamadrid con estilo damasco, siete colecciones distintas perfectas para decorar cualquier estilo que demuestran que es un tejido imperecedero.

Monk

Es un sofisticado damasco que armoniza con el resto de telas de la colección New Orleans, combinando un diseño clásico con texturas y materiales actuales. ¡Romanticismo atemporal!

 

 

Edgar

Lujoso damasco de terciopelo de alta calidad en colores que combinados con el resto de la colección le confiere un gran protagonismo. Pertenece a una colección rica y majestuosa.

 

 

Floresta

Descubre una colección de estilo clásico donde el terciopelo labrado en damasco combina con el resto de terciopelos lisos y de rayas. Este tejido nos recuerda a los dibujos de flores de la tradición rusa, ideal para decoraciones clásicas y vanguardistas.

 

 

Lescaut

Basándonos en las texturas de los grandes teatros de la ópera de St. Petersburgo, hemos creado este tejidos en labrado de gran riqueza con diseño de pequeño damasco muy elegante.

 

Kalos

La palabra Kalos significa “bello”, igual que las inscripciones de los jarrones antiguos en las que está inspirada esta colección. Un estampado clásico con efecto vintage disponible en varios colores desgastados.

 

 

Hit

Un jacquard de terciopelo con dibujo de damasco estampado por encima con efecto brillante. Tela lavable y tapicera. Contrastes, brillos, colores crudos, platas, negros y oros harán de este tejido el comodín perfecto para decoraciones modernas y palaciegas.

 

 

Grasse

Dibujo de damasco estampado con motivos florales sobre base de algodón y viscosa y un estilo vintage.

 

 

El Damasco no pasa de moda

 

Los primeros damascos tejidos en Europa presentaban motivos como flores, animales y frutas. Durante el Renacimiento, los motivos de volutas densas y elaboradas con hojas de acanto, plumas y botánicos se convirtieron muy populares. Tan populares, de hecho, que sobrevivió a través de los siglos. Un estilo que ha evolucionado y ha marcado las pasarelas de moda durante décadas. Hagamos un repaso a algunas fotos publicadas en Vogue Italia desde los años 60 hasta el día de hoy donde el damasco es protagonista.

 

Dina Merril — Foto de Gian Paolo Barbieri, 1967

 

Foto de Richard Avedon, 1969

 

Carla Bruni — Foto de Patrick Demarchelier, 1988

 

Foto de Patrick Demarchelier, 1991

 

Foto de Arthur Elgort, 1994

 

Givenchy — Otoño/Invierno 2012

 

Chloe — Otoño/Invierno 2016

 

Dolce & Gabanna — Otoño/Invierno 2018